La extinción de los contables